Camiseta Pinball

15,00 €
Impuestos incluidos

¿Como saber mi talla?

El pinball, flipper, petacos, pinbola, pimbola o milloncete es un juego de salón mecánico, electromecánico o electrónico a base de una bola impulsada por un resorte que corre por un tablero con diversos diseños ornamentado con diversos componentes electrónicos cuyo contacto con la bola otorga cierta puntuación al jugador, la bola es re-proyectada dentro del tablero por unas paletas o flippers. Fue un juego juvenil muy popular entre las décadas de los 1960 y 1970 en tabernas, clubes, heladerías y en casinos en diversas partes del mundo y hoy por hoy sus máquinas forman parte de coleccionistas de estos juegos de salón.

Tallas camisetas
Color
Cantidad

Camiseta manga corta. Tejido tubular. Cuello lycra. Doble costura en cuello, mangas y bajo. Refuerzo de hombro a hombro

Calidad 100% algodón preencogido. Gramaje: 190 gr. aprox.

10 Artículos

Referencias específicas

También podría interesarle

Camiseta Conde Draco

Precio 15,00 €

¿Como saber mi talla?

El Conde Draco es uno de los personajes del programa infantil Barrio Sésamo

El Conde es un vampiro atípico (le gusta la luz) y su principal cometido es enseñar a los niños nociones básicas de matemáticas (contar). Tiene la obsesión compulsiva de contar (aritmomanía, existe la creencia de que los vampiros sufren este tipo de desorden mental), sin importar el tamaño, la cantidad o lo molesto que resulta a los otros personajes.

Camiseta FrigoPie y...

Precio 15,00 €

¿Como saber mi talla?

El Frigo Pie fue el helado más popular de los años 80 y 90. Hoy día aún se comercializa y sigue siendo uno de los favoritos para los niños.

El polo Drácula es la fantasía hecha helado gracias a una mezcolanza perfecta: cola, vainilla y fresa. Se convirtió en un auténtico éxito entre los niños (y no tan niños)

Camiseta Cheiw

Precio 15,00 €

¿Como saber mi talla?

Si viejunos, seguro que estáis babeando en la sala de juegos del asilo al ver la imagen que encabeza esta entrada. ¡Un “tacote” de cheiw junior! Eso si que era un chicle de verdad. Por 5 pesetas te metías en la boca un chute de azúcar que ríete tu de las calorías de los pistachos. Con un chicle de esos te llenabas la boca un buen rato. El gusto no recuerdo que fuese demasiado perdurable pero el chicle cumplía con sus cometidos.